martes, 29 de marzo de 2016

Johan Cruyff Profeta

Johan, tu dedo nos señala el camino
                                                          Foto A. Campañá i Bandranas

Hay quien cree en premoniciones, pero yo no. Esto podría muy bien serlo, Johan Cruyff llevaba muy pocas horas en Barcelona y las exigencia del guión eran que debía hacerse un reportaje fotográfico para el diario Dicen...paseando por la ciudad.

Aclarados los conceptos, de que no iba a cobrar un duro por el reportaje, como pretendía al pricipio Johan, la visita pasaba inevitablemente por la Estátua de Colón y en esos casos ¿Qué se le pide al personaje? Eso, que señale con el dedo como Colón tal como concibió Gaietà Büigas i Monravà para el Monumento que definieron escultores de fama como Rafael Atché y otros.

Poco podía pensar en aquel momento el bueno de Johan que muchos años más tarde un dedo levantaría una gran polvareda mediática a raíz de un sonado acto despectivo de Mourinho hacia Tito Vilanova, un alumno aventajado de Cruyff. Era un momento álgido y tenso entre las relaciones del F.C Barcelona y un Real Madrid que salía vapuleado a cada enfrentamiento.

Pero las cosas se salieron de madre cuando en el Bernabeu apareció una pancarta que hasta el mismísimo club blanco tuvo que retirar no sin antes haber campeado en todos los medios de comunicación y en la que se podía leer: MOU, TU DEDO NOS ENSEÑA EL CAMINO.

Pocas veces en el fútbol se han visto expresiones tan vergonzantes. Primero la despechada agresión de Mou a Tito Vilanova y luego la pancarta.

Los que creen en las premoniciones ya tienen el plato servido. ¿La foto que mi padre, Antoni Campañá i Bandranas le hizo a Johan Cruyff entre risas sonoras y bromas, que era el estilo habitual de mi padre, era una premonición?

A Johan le cayó bien aquel "flaco" reporter que no paró de contarle anécdotas de otros futbolistas y deportistas medio en Alemán y medio en Holandés, enseñándole de paso un poco la Barcelona que después Johan se encargó de poner a sus pies y de hacer bueno su signo mandando a toda la afición culé a seguir su camino.

Yo creo que entre "flacos" se entendieron muy bien y con pocas palabras decidieron ser amigos desde aquel día.

El reportaje muy completo se publicó en las páginas "sepia" del diario Dicen...donde está escrita la primera parte de la historia de Johan Cruyff en el Barcelona.

Yo no creo en las premoniciones pero esta me la tengo que tragar.

Antoni Campañá Capella

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada